ITALIA TIMES

italia-header.jpg

DANTE TIMES

Capilla Sixtina en México:

Una fiel reproducción llena de arte, belleza e historia


Muchos son los exponentes del arte italiano y muchas son también las obras que cada uno de ellos le ha legado al mundo: nuestro querido Dante Alighieri y su Divina Comedia, Leonardo Da Vinci y la Última Cena, Sandro Botticelli y el Nacimiento de Venus, además de un largo, largo etcétera.

Justamente, entre los vastos nombres de artistas italianos, tenemos al entrañable, inconfundible y talentosísimo Miguel Ángel Buonarroti. Prueba de su enorme talento quedó plasmado en todas sus obras, las cuales no se limitaban únicamente a la pintura, sino que iban más allá, logrando creaciones sublimes en el campo arquitectónico y de la escultura por igual.

Entre sus más famosas concepciones, tenemos el David, el Cristo de la Minerva, la Conversión de san Pablo y el Martirio de san Pedro, entre otras más. Pero quizá el punto culmen de su carrera llegó con una de sus obras más trascendentales e importantes no sólo para el arte renacentista, sino para el arte en general: la restauración a su cargo de la Capilla Sixtina, la cual trajo consigo hermosos frescos en la bóveda de la misma y una de las más hermosas obras de arte alguna vez vistas: El Juicio Final.


¡Y lo mejor es que en el Zócalo de la Ciudad de México pudimos disfrutar de una reproducción en tamaño real y completamente fiel a la original!


Todo mediante una muestra que estuvo presente del 19 de abril al 19 de mayo del 2022 gracias a la colaboración del Gobierno de la Ciudad de México, el Instituto Cultural Helénico y los Museos Vaticanos.


 

La Exposición

Apóstol san Pedro crucificado de cabeza al no considerarse digno de morir igual que su Señor

Museos Vaticanos


Esta inolvidable experiencia se divide en 3 partes: una sala previa, el vestíbulo y la reproducción de la Capilla Sixtina. La sala previa contiene un buen número de piezas que componen la vasta colección de los Museos Vaticanos, las cuales representan los momentos más icónicos e importantes del cristianismo a lo largo de su historia. Cabe destacar que esta es la única parte en la que se permite tomar fotografías al público en general.


Luego de apreciar el arte de esta sala, el público ingresa al vestíbulo, en donde todo está predispuesto para que, una vez que ingresemos a la capilla, entendamos y apreciemos mejor la belleza de todo lo que nos aguarda. A través de un video, se expone la magnificencia detrás de la Capilla Sixtina, su historia, su arte y su arquitectura.

Por ejemplo:


Gregorio IX


¿Sabías que la Capilla debe su nombre al papa Sixto IV, quien la mandó a construir durante su pontificado?

Por otra parte, se nos explica cómo el papa Julio II, un mecenas del arte, encomendó a Miguel Ángel restaurar la bóveda de la Capilla y, aunque al principio el artista se mostraba dubitativo puesto que le explicó al Sumo Pontífice que él no era pintor sino escultor, terminó concibiendo una de sus obras más recordadas por el mundo.

Posteriormente, a las órdenes de los papas Clemente VII y Paulo III, Buonarroti pondría la cereza sobre el pastel pintando la escena del Juicio Final. De esta manera, el pintor, arquitecto y escultor culminaba una serie de creaciones que había comenzado tiempo atrás y con las que terminó de consagrarse como uno de los mejores artistas jamás vistos.

Vista de la bóveda y los frescos adyacentes en la Capilla Sixtina, entre los que se destaca el Juicio Final.

Para cerrar con broche de oro, y una vez puestos en contexto, se nos abren las puertas para presenciar la réplica de la Capilla Sixtina en todo su esplendor con una iluminación, un ambiente e incluso una vibra que nos hacen sentir como si, de un momento a otro, nos hubiéramos trasladado al mismísimo vaticano.


Es entonces cuando podemos ver con nuestros propios ojos las creaciones que, hasta ese momento, sólo habíamos visto en el video. Nada se compara con girar la cabeza hacia arriba y ver la bóveda que siglos atrás estuvo a cargo del gran Miguel Ángel, los diferentes pasajes del Génesis plasmados en ella y, justo en el centro, la representación de la Creación, el nexo más importante entre Dios y el hombre creado a su imagen y semejanza.

Luego de apreciar tan bellos frescos, dirigimos la mirada al frente y nos encontramos con el Juicio Final: una representación de la parusía en la cual se observa a los ángeles tocando las trompetas que anuncian la llegada de un Jesús apolíneo, pero implacable en su dictamen a pesar de la intercesión de su madre. Vemos también la dicha de los que son llamados al Reino de los Cielos, la cual contrasta con la desesperación de aquellos condenados al infierno y que, en un intento por subir con los justos, son rechazados con violencia hacia la barca de Caronte.

Se destaca también la presencia de algunos apóstoles, entre los cuales vale la pena resaltar a san Bartolomé, quien en su martirio fue degollado vivo y es representado sosteniendo su piel. La tradición menciona que, a manera de firma, Miguel Ángel se plasmó a sí mismo a través de la piel que sostiene el apóstol, inmortalizándose junto con su obra.


De esta manera termina esta increíble exposición, la cual, sin duda alguna, atrajo la atención y las miradas no sólo de los habitantes de la Ciudad de México, sino que incluso muchas personas foráneas y extranjeras no perdieron la oportunidad de asistir a un evento de este calibre. Y tú, ¿tuviste la oportunidad de asistir? De ser así, seguro que, al igual que yo y todos los que acudieron, viviste una experiencia única que nos hizo sentir dentro del mismísimo Palacio Apostólico.


#Italia #CDMX #Cultura #Arte #DatoCurioso

100 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Suscríbete para recibir novedades exclusivas

¡Gracias por suscribirte!

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

  • Instagram
  • Facebook