top of page

ITALIA TIMES

italia-header.jpg

DANTE TIMES

VER NÁPOLES Y LUEGO COMER

Artículo escrito por Eduardo Montoya Montiel



Plaza Santa María la Nova 14, Nápoles, Italia

Tric-Trac Hostel

1 de marzo de 2024

10:45 am



Después de 16 días recorriendo Italia por primera vez, me encontraba en la última parada de mi viaje, luego de haber estado en Roma, Florencia, Venecia y Milán, no podía despedirme en otro lugar que en la mágica ciudad de Nápoles, donde el Vesubio es rey y el Diego es Dios.


En mi trayecto desde Ciudad de México, los trenes, aviones y el metro, habían sido una constante inevitable, así que después de tantos días de trayecto, me encontraba fatigado, acostado en la litera que compartía con Eric Pignone, un chico Italo-polaco de 22 años de Ventimiglia, un pequeño pueblo del norte del país en la parte rural, con quien hice muy buena amistad y que me contó, se encontraba en Nápoles porque estaba realizando pruebas para ser aceptado en el ejército.


Una noche antes, cuando llegué al hostal, después de presentarnos informalmente como suele hacerse en los hostales, Eric me recibió diciéndo, “vedi Napoli, poi mangia” que no comprendí muy bien en ese momento, pero después supe que hacía referencia a una famosa película italiana del año 1951 que lleva por título “vedi Napoli, poi muori” y que es, en gran medida, una celebración a la ciudad.


Anteriormente, en mi paso por las otras ciudades, más viajeros me habían hecho la observación sobre Nápoles y su comida, pero Eric, sin saberlo, fue mi guía culinario, pues aunque solo hablábamos en la noche, cuando él llegaba de su extenuante jornada de pruebas físicas, yo ponía atención a los lugares que me contaba le habían gustado cuando visitó Nápoles anteriormente con su hermana, Sandra y sus padres.


En uno de sus relatos, me contó sobre la pescheria O´Puzzulano un lugarcito familiar en la Via dei Tribunali, donde había comido las otras más frescas que ha probado, y que eran servidas siempre al momento con un pequeño vaso de prosecco, el vino espumoso de Italia por excelencia.

Fotografía tomada por Eduardo Montoya Montiel


Yo, sin mucha idea, esperaba encontrarme con una clásica trattoria como en las demás ciudades, pero grande fue mi sorpresa cuando al llegar, me topé de frente con una verdadera pescadería, no un restaurante, sino un lugar donde el pescado se ofrece vivo y se despacha al momento. Afuera, en cubetas y contenedores, tenían gran variedad de pulpos, calamares, bogavantes y por supuesto las ostras que se anunciaban con un pequeño letrero que decía “2 ostras y prosecco por 5 euros” sin dudarlo, me acerque al chico que atendía afuera del negocio, del que nunca supe su nombre, pues solo pedí la sugerencia anunciada.


El, sin dudarlo, tomó la primer ostra y con un firme empujón de su cuchillo a la boca del molusco lo abrio y procedió a cortar una rodaja de limon amarillo que exprimió sobre el animal, tomó un vaso de plástico desechable y sirvió de una botella destapada el vino que tenía enfriandose en la misma charola de las ostras, me dio ambos y sin más preambulo procedí a llevarme a la boca la concha; con la lengua y dientes separé la carne para masticarla hasta que el sabor salado del agua que aún escurría y el agrio toque del limón se diluyeron en mi boca, para dar paso a un abundante sorbo del prosecco, nada presuntuoso, pero que añadía un toque excepcional a lo que se anunciaba como comida callejera.

Fotografía tomada por Eduardo Montoya Montiel


Eric tenía razón, había visto Nápoles, no para morir, sino para vivir Italia a través de su comida, esa fue la gran bienvenida que el sur me dio y por la que me prometí regresar, pues como el famoso director Paolo Sorrentino planteó en su más reciente película “É stata la mano di dio” ¿Para ti esta ciudad tiene algo que contar? hoy puedo decir sí, tiene tanto que decirme aún, a través de su gente, sus calles, sus castillos, de su comida…


Fotografía tomada por Eduardo Montoya Montiel











47 visualizaciones0 comentarios

Comentários


Suscríbete para recibir novedades exclusivas

¡Gracias por suscribirte!

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

  • Instagram
  • Facebook
bottom of page