top of page

ITALIA TIMES

italia-header.jpg

DANTE TIMES

La antigua leyenda sobre el origen del vino italiano

Actualizado: 18 abr 2023

En esta ocasión me gustaría hablarte sobre una historia que ha pasado a través de los años en Italia; una corta leyenda que nos cuenta el porqué este país tiene una muy buena cosecha de Vid, planta donde nacen las uvas perfectas para la realización del vino. Porque sí, este país nos brinda uno de los mejores vinos.


Escrito por: Montserrat Morales.

 

La leyenda de la madre del vino.


Las mujeres más viejas de los pueblos italianos cuentan que hace bastante tiempo atrás, la vid no producía ningún fruto, solo era una planta más, sin ninguna utilidad y además, estéril.


Un día, como cualquier otro, un campesino tuvo la idea de arrancarle a la vid todo su vestido verde, pues solo era un estorbo. Empezó a cortarlo, dejando a la pobre planta como si fuera un tronco huérfano sin sus hojas. Al verse completamente al desnudo empezó a llorar de forma desconsolada, aunque no podía soltar ni una sola lágrima.


Mientras solo podía lamentarse por como se veía, ningún ser de la naturaleza podía escucharla; todos estaban muy concentrados a los cantos del ruiseñor, que al anochecer solía escucharse una melodía majestuosa proveniente de este hermoso ser.


Pudo observar al ruiseñor y pensó, “Si este bello pájaro me ayudara a llorar, seguramente mis hojas volverían a crecer”. Así que la vid hizo lo que pudo para llamar la atención del pajarillo, suplicando y pidiendo su ayuda. El ruiseñor, con un corazón noble e ingenuo, decidió ayudarla.


El pequeño pajarito se posó sobre la vid, clavando sus finas patas en su corteza y lo que hizo fue cantar. La dulce melodía dejó a toda la naturaleza en silencio. De pronto, las estrellas, la luna, las demás plantas e incluso la tierra comenzaron a llorar; la vid comenzó a crecer y sus pequeñas hojas iban brotando de a poco en su tronco desnudo.


A partir de aquí se volvió un hábito, todas las noches el ruiseñor se acercaba para cantarle a la vid, que con mucha dicha lo escuchaba, la mágica melodía le iba devolviendo la vida que alguna vez le fue arrebatada.


Poco a poco, aquella planta triste comenzó a tener más brazos y más hojas. Así aquel pajarillo revoloteaba sobre sus ramas con una gracia digna de envidiar. No obstante, la vid decidió tomar el camino de la traición. Una noche, mientras el ruiseñor daba una de sus mejores canciones, la vid lo atrapó entre sus ramas, sin dejarle marchar, decidida a que ese pequeño ser se quedaría a su lado por siempre y moriría junto a ella.


Ahora, aquel pajarillo que alguna vez le brindó ayuda de forma desinteresada, se convirtió en aquel ser triste y desesperado. Sin poder escapar, al final murió atado a la vid.



Sin embargo; las estrellas, la luna, las demás plantas e incluso la tierra decidieron darle un mejor final al ruiseñor. Lo convirtieron en un pequeño fruto, el más dulce, capaz de llenar de dicha y felicidad a cualquiera que lo probara. Terminó convirtiéndose en una uva.



Y esta historia ha llegado a su fin, posiblemente más adelante, te dé una recomendación de los mejores vinos italianos, por lo pronto espero que hayas disfrutado esta pequeña historia.


69 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


Suscríbete para recibir novedades exclusivas

¡Gracias por suscribirte!

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

  • Instagram
  • Facebook
bottom of page