top of page

ITALIA TIMES

italia-header.jpg

DANTE TIMES

¡Dulce o Truco!: Tipos de fantasmas en la antigua Roma

Actualizado: 1 dic 2022

Escrito por David Rojas



Salve, Romane! Nadie puede negar que la mejor época del año es esa que transcurre de agosto a diciembre, pues en ella se llevan a cabo festividades como la del Ferragosto, Día de muertos o Halloween. Precisamente ésta última es de las favoritas de las personas, pues las calles se llenan de disfraces y adornos fantasmagóricos.

Si eres un ávido lector de nuestros números pasados, entonces sabrás que los antiguos romanos tenían un profundo respeto hacia sus muertos e incluso los honraban. Por esta misma razón, también creían en la existencia de fantasmas, cuya naturaleza dependía de la forma en que murieron y sus actos en vida. ¿Quieres conocerlos todos? Sigue leyendo porque esto se va a poner de terror.


LÉMURES


Si ves una de estas apariciones frente a ti, es mejor que corras y le reces a Júpiter. Los Lémures son espíritus que partieron hacia el más allá de una forma violenta. De igual manera, si una persona cometía actos malvados en vida, terminaba en esta categoría.

La condena para dichos espíritus era vagar errantes por el mundo cobrando venganza contra la gente de mala calaña. Es decir, si tenías una forma de vida ejemplar y no te dedicabas a hacer el mal, probablemente los Lémures se limitarían a sacarte solamente un buen susto. A partir de ahora, será mejor que te portes bien.


Con el objetivo de apaciguar su ira, los ciudadanos de la antigua Roma celebraban una fiesta conocida como Lemuria, la cual se efectuaba los días 9, 11 y 13 de mayo. En estas fechas, el pater familias (o jefe de la familia) purificaba la vivienda por medio de agua, frases especiales para ahuyentar a los espectros y habas, un alimento tabú que supuestamente procedía de la sangre, daba vigor a los difuntos y contenía a las almas a través de su vaina.


Imagen cortesía Domvs Romana


LARVAS


Emparentadas y muchas veces confundidas con los Lémures, son entidades malignas dedicadas a esparcir el terror en el mundo terrenal. Sin embargo, la principal característica de las Larvas es que nunca fueron seres humanos.


Del mismo modo, les encantaba horrorizar a las personas indistintamente sólo por diversión, sin importar que fueran malas o buenas, cosa que las hacía potencialmente más aterradoras y dañinas.


¿Quieres saber lo peor? En latín existe el término larvatus, utilizado para designar aquel desafortunado que había sido poseído por una Larva. En otras palabras, estos entes son capaces de tomar el control de un cuerpo, tal como sucede en las posesiones demoniacas actuales. De hecho, es probable que haya una dentro de tu ser y todavía no te hayas dado cuenta.


Imagen cortesía Domvs Romana

MANES


Dejemos de lado las apariciones negativas y enfoquémonos en las bondadosas. Los Manes son las almas de los antepasados y, por ende, se consideraban divinidades beneficiosas para los hogares y las familias a las cuales protegían. Para que una persona pasara a formar parte de esta categoría, debía recibir los honores funerarios correspondientes y un proceso de divinización llamado iusta.

Una vez realizado lo anterior, el entierro del difunto concluía los ritos fúnebres y se convertía en uno de ellos. Pero ay de aquel que cometiera un error durante el protocolo o que ni siquiera lo llevara a cabo, porque el ánima perjudicada regresaría para atormentarlo a él y a todo hombre que se encontrara en su camino. Otra manera de hacer enojar a dichas entidades era no honrarlas como se merecían.

Imagen cortesía Antigua Roma al Día vía Twitter


La forma más fácil de identificar a un muerto convertido en uno de estos entes era buscar en su lápida la inscripción D. M. S. o Dis Manibus Sacrum, lo cual significaba que recibió el ritual antes mencionado.


PENATES


Similares a los Manes, son espíritus protectores del hogar a los cuales se les invocaba y realizaba ofrendas con el objetivo de ganarse su favor. Su nombre proviene del término latino penus, cuyo significado es “dispensera”, es decir, el lugar en el cual se guardaban las provisiones.

Por este motivo, en un inicio se les consideró ánimas defensoras de los bienes familiares y, posteriormente, se les confirió el poder sobre todo lo concerniente al bienestar del estado en general y de las mismísimas fortificaciones de Roma.

Imagen cortesía Educalingo


La importancia de los Penates era tal, que incluso cuando alguien obtenía el cargo de cónsul, el puesto más alto que existió durante la República Romana, tenía el deber de viajar a Lavinio con el fin de adorarlos. ¿El motivo? Según el mito, justo en esa región Eneas, padre de la estirpe latina, los introdujo trayéndolos desde Troya.


LARES


Emparentados con los Penates y los Manes, de acuerdo con Apuleyo, los Lares son las almas de los difuntos que habían sido buenos en vida y tenían a su cargo la vigilancia de sus descendientes. En consecuencia, se consideraban igualmente divinidades domésticas.



Para este punto, es probable que estés confundido, debido a que es un poco difícil discernir estos tres últimos tipos de fantasmas entre sí. De hecho, los propios romanos de la época tampoco sabían distinguirlos fácilmente.


No obstante, aquí tienes unos cuantos tips para diferenciarlos. Piensa en los Penates como deidades ancestrales, puesto que se tiene noticia de ellos incluso desde la llegada de Eneas al Lacio, mucho antes de la fundación de Roma. Por su parte, los Manes serían el equivalente a tus familiares que ya no están contigo, pero que todavía te protegen a ti y a tus seres queridos desde donde quiera que estén.




En cuanto a los Lares, el secreto reside en son ánimas multifacéticas. Si bien es cierto que su principal función era resguardar el hogar, también existían los Lares viales (dedicados a la protección de los caminos), compitales (cuidadores de los cruces), permarini (vigilantes de las rutas marítimas) y rurales (propios del campo). Incluso tú tienes un Lar personalis, el cual vela exclusivamente por tu seguridad.

 

Ahora que ya tienes conocimiento de todas estas entidades, será mejor que no tengas una mala conducta con los que te rodean y les rindas los sacrificios correspondientes si no quieres tener una visita inesperada esta noche en tu habitación. Vale, legionarie.


 
117 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Suscríbete para recibir novedades exclusivas

¡Gracias por suscribirte!

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

  • Instagram
  • Facebook
bottom of page